Vender los artículos con un tamaño de montón correcto puede aumentar nuestras ganancias considerablemente, no sería descabellado plantearse en aumentar los beneficios en más del 20% seleccionando unas cantidades adecuadas. Esto, obviamente, aplicándolo en los casos de artículos que se puedan vender en montones.

Lo que quizá para algunos vendedores no sea tan fácil es averiguar cual es el tamaño correcto para aumentar estos beneficios, es por ello que vamos a señalar unas indicaciones a tener en cuenta, sin olvidar por supuesto que al final quien debe decidir e investigar es el vendedor, puesto que una estrategia única es imprescindible en el mundo de las subastas.

Tu cliente

Averiguar que tipo de cliente puedes tener es importante para saber que tamaños son los que pueden resultar mas atractivos para tus compradores.

¿Por qué la gente compra tu artículo? ¿Para que van a usarlo? las respuestas a estas preguntas te otorgarán una gran baza en este ámbito.

Si puedes dar a tus clientes la posibilidad de comprar el tamaño exacto que necesitan muchas veces estarán dispuestos a pagar más sólo para ahorrarse unos cuantos clics en la casa de subastas o incluso a la larga pueden resultarles hasta mas rentables, lo cual puede resultar que les seas mas suculento que tus competidores.

Montones principales

Aunque hay algunas variantes omitidas, por lo general podríamos resumir este tema en que hay dos maneras principales de ajustar los motones para vender en la subasta que derivan a una tercera en situaciones circunstanciales:

Para usos específicos, en los que los jugadores necesitan algo en un momento dado pero no habitualmente ni en grandes cantidades, por lo que el cliente comprará la cantidad necesaria conseguir lo que necesita. Esto consta desde un artículo crafteado (ej.: un glifo, armadura…) hasta el material para craftearse algo especifico (ej.: materiales para craftear una gema roja para sí mismo). En este caso hablaríamos principalmente de poner unidades o, preferiblemente, las cantidades justas para su elaboración.

Para usos de elaboración en masa, en los que los jugadores necesitan altas cantidades de un material para conseguir bastantes unidades de un producto en cuestión (ej.: frascos para vender) o que el propio producto pudiera requerirlas. En este caso hablaríamos principalmente de poner montones de bastantes unidades o incluso del máximo de ellas si fuera necesario.

Combinación de ambas, puesto que hasta para un uso cotidiano, podría haber jugadores que prefieren comprar altas cantidades de un artículo para no tener que preocuparse de adquirirlo en posteriores ocasiones, aunque en principio no pudieran necesitarlos en masa (ej.: frasco de intelecto). En este caso podríamos optar de dar ambas opciones disponibles valorando aún así cual suele tener mas salida y fomentando más ese tamaño en específico.

El precio siempre es importante

Sí, incluso para elegir los tamaños de los montones, y es que son varios los factores que pueden provocar que vendas o no aunque se lo hayas dejado todo mascado a los compradores.

En este punto no nos vamos a extender demasiado, pero siempre hay que tener en cuenta que lo visual tiene su importancia (véase las rebajas en enero con los famosos a ’99 €uros) o incluso si algo es muy caro de por sí (aún siendo su precio medio de mercado) la gente puede optar a comprar tamaños de montones diferentes porque les parece que les duele menos al bolsillo. Actualmente en este terreno los jugadores suelen tener mas conocimiento en este ámbito y cada vez este punto está mas obsoleto.

Pero para esto siempre hay compradores de todo tipo, es importante no cegarnos con este punto sobretodo si acabamos de empezar pero sí tenerlo en cuenta según vayamos cogiendo soltura en el tema de las subastas para ir mejorando y prosperando en los negocios.

No todo a favor del cliente

Como siempre decimos buscarle una vuelta de tuerca a las subastas puede darnos un pequeño golpe de beneficios que monedita a monedita puede llenarnos las arcas sin darnos cuenta.

Los grandes beneficios no siempre vienen a costa de ser unos angelitos en las finanzas, y es que no siempre hay que mirar la comodidad de nuestro comprador si no velar porque nuestros bolsillos sigan pesando de oro.

En esto la mano de cada uno es muy importante, tener nuestras propias ideas nos desligará del resto y tendremos un arma diferente a la competencia. No obstante, no queremos dejaros sin alguna pequeña idea, y es que cuando en un momento no tenemos competencia ninguna en la casa de subastas es momento de sacar los números a relucir.

Siempre está la opción de subir un poco los precios ¡quien puede resistirse a eso!, pero como hemos dicho hace nada es importante desligarse del resto (esto no quita para aprovechar para empujar un poco los precios, claro). Una idea es si de un determinado material suele venderse en unidades aprovechar para ponerlas en montones de 2, si se hacen montones excesivamente grandes cuando los compradores solo quieren una unidad es probable que se echen para atrás, pero si «solo» tienen que pagar por una más… ¡es probable que lo hagan! y así vendiste dos de golpe (no hace falta decir que depende de lo que se quiera vender).

Conclusión

Cada pequeño detalle en las subastas puede aumentar nuestros beneficios, conocerlos todos y optimizarlos tanto individualmente como en grupo puede ser decisivo a la hora de maximizarlos. El tiempo, la constancia y la práctica son clave.

  • Aburrido (0)
  • Completo (0)
  • Quiero más información (0)
  • Interesante (1)

Deja un comentario