En otro artículo estuvimos hablando de sistemas salidos de los habituales para conseguir oro en el WoW y mas especificamente ofreciendo servicios a los jugadores. Pero este sistema en ocasiones no está muy marcado por pautas para saber cuanto oro pedir y como medirlo para equilibrar la balanza entre ganar oro, no perderlo y que resulte atractivo para los compradores.

Por otro lado tenemos el inicio de las expansiones con materiales nuevos en los que no tenemos con frecuencia precios estables para valorar cual es el precio mas idóneo para ponerlos a la venta, al igual que ocurre con materiales que no son habituales aunque estos no sean nuevos dentro del juego.

Es por esta y otras razones que vamos a hablaros de factores a tener en cuenta para saber cual es el precio apropiado de aquello que vendamos.

El precio correcto.

Encontrar algo que ofrece poca gente (o nadie) y que la gente necesita nos da pie a consolidar uno de los puntos mas claves de conseguir oro, poner nuestro propio precio.

Tener poca o una competencia nula nos da la posibilidad de especificar a cuanto vale nuestro tiempo y nuestro trabajo (o abusar de nuestros conocimientos para sacarle beneficio con la especulación). Este aspecto tiene el punto positivo y directo de poder «escoger» nosotros ese precio, lo cual también tiene un punto negativo y con el que mas cuidado hay que tener, saber si se escoge un mal precio.

Escoger el valor real del servicio es clave.

Hay que valorar cuidadosamente el precio real que tiene aquello que se ofrece para tener mayores garantías de éxito.

Un precio excesivamente barato nos hará en primer lugar perder dinero, ese dinero que no ganamos a diferencia de si se escogiera un precio mas acorde a la situación. También puede suponer que estemos empleando un tiempo superior al que emplearíamos usando otra forma de hacer dinero y que nos diera mayores beneficios, entre otros aspectos.

Por otro lado, escoger un precio excesivamente caro nos puede traer al lógico final de no vender nuestro producto o no venderlo a una velocidad adecuada, haciéndonos no necesariamente perder dinero, pero sí no ganarlo a una velocidad mas beneficiosa o haciéndonos perder tiempo invertido en un producto que nadie adquiere por salirse fuera de los márgenes.

Puntos destacables para valorar el precio de un servicio.

Saber que precio es el adecuado para un servicio no siempre es fácil, pero a continuación os marcamos unos puntos destacables a tener en cuenta para saber por donde dirigir el camino.

Dificultad. El grado de dificultad es clave, no es lo mismo un servicio que prácticamente lo que requiere es tiempo y dedicación que uno que requiere mecánica y conocimientos. Más aún si además de mecánica y conocimientos debes contrarrestar y saber suplir la falta de mecánica y conocimientos de la persona que contrata esos servicios.

Tiempo. Es un elemento básico, una tarea que implica una duración diez minutos no tiene el mismo valor que una tarea de una hora, el tiempo es oro (y nunca mejor dicho).

Cantidad de jugadores necesarios. Según el número de personas requeridas para intervenir en el proceso el precio variará, no es lo mismo una sola persona para conseguir aquello que se quiere (o necesita) que sean cuatro. Cada jugador «extra» que interviene es tiempo que se suma (aunque sea simultáneo). Un ejemplo claro sería un rusheo de una mazmorra o raid en el que para que el comprador adquiera ese servicio haría falta un grupo de varias personas para cubrir los huecos necesarios.

Oferta o competencia. Regla básica de la economía, cuantas mas oferta o competencia tengas de aquello que vendes mas tendrás que mirar con lo lupa tus precios para ser competitivo sin perder oro en el camino.

Demanda. Otra regla básica de la economía, si hay poca demanda es posible que tengas que barajar la posibilidad de poner un precio mas suculento para atraer a gente que pueda estar interesada en el servicio que ofreces.

Exclusividad. Aquello que otorga algún tipo de exclusividad contiene un factor importante a la hora de valorar el precio. Algunos elementos de la exclusividad son:

  • Estacionales: navidad, halloween…
  • Eventos: repetibles como únicos.
  • Dificultad: para conseguir el objeto, logro, servicio…
  • Temporales: se puede conseguir únicamente durante un periodo de tiempo, después serán imposible.

Necesidad o codicia. No es lo mismo algo que se quiere porque realmente es necesario para el avance general del juego a algo que se quiere por vanidad (por ejemplo). Según la situación en cuestión en este caso depende en qué influye aquello que es necesario y aquello que es vanidad, por lo que cualquiera de los dos puede tener un precio superior o inferior al otro dependiendo de la situación.

El punto mas importante.

Saber el precio correcto aún así muchas veces seguirá siendo complicado. Los puntos anteriores no dejan de ser unas pautas, pero siempre hay que saber diferenciarlas y aplicarlas según sea la situación y lo que se quiere vender. No siempre necesitarás todas, según la circunstancia tendrás que usar unas u otras, la clave está en saber cuales son.

  • Interesante (0)
  • Aburrido (1)
  • Completo (2)
  • Quiero más información (2)

Deja un comentario